Flautas de Pan – Grecia antigua

Grecia antigua

Extracto resumido (sin ilustraciones ni referencias bibliográficas) del libro digital de acceso abierto "Flautas de Pan de Europa" (E. Civallero, 2014).

Mientras en el centro de Europa la cultura de Hallstatt alcanzaba su máximo apogeo, en los Balcanes echaba a andar la civilización griega arcaica (750-480 a.C.), heredera directa de las civilizaciones egeas. En todos los territorios que los griegos llegaron a controlar (incluyendo sus muchas colonias, esparcidas por la cuenca mediterránea) se empleó la flauta de Pan, a la que denominaron syrinx. Originalmente, ese término hacía referencia a una pieza de caña en general, y se utilizaba tanto para designar un silbato de un solo tubo (syrinx monokalamos), un aerófono de varios tubos unidos con hilos (syrinx polykalamos) o adheridos con cera (syrinx kerodetos), e incluso la boquilla del clarinete doble aulos, hecha del mismo material. A partir del siglo V a.C. las fuentes escritas coinciden en usar el plural de syrinx, syringes, para denominar a las flautas de Pan de forma inequívoca. El vocablo pasó al castellano como "siringa", término aún empleado como cultismo para designar al instrumento.

A lo largo de la dilatada historia de la Antigua Grecia, la flauta de Pan fue un instrumento humilde, de connotaciones rústicas. No gozó del aprecio de los estratos más "cultos" de la sociedad, los cuales jamás escondieron su predilección por el aulos y, sobre todo, por la lira, el instrumento del dios Apolo. A pesar de todo, la flauta de Pan aparece mencionada en la Ilíada adornando el escudo de Aquiles. Por su parte, en la Politeia de Platón solo la lira y la cítara en la ciudad y la flauta de Pan en el campo escaparon a la prohibición que pesaba sobre los instrumentos musicales en la poleis ideal.

Junto con la lira y el aulos, la syrinx estuvo entre los elementos con que se representaba la actividad musical de aquella época: de acuerdo a las descripciones que han sobrevivido, las estatuas de Apolo erigidas en el santuario de su isla natal, Delos (siglo VI a.C.), y en el de Delfos, sostenían en sus manos a las tres Cárites o Gracias, sus compañeras, cada una portando uno de estos instrumentos. Y se ha sugerido que en el culto efesio a Artemisa, la flauta de Pan habría desempeñado un rol destacado, similar al que tuvo en los ritos de todos aquellos dioses y semi-dioses vinculados de alguna forma a los bosques y los campos.

Sin embargo, como se ha dicho, fuera de los ámbitos míticos, los atenienses tenían al aerófono en muy poca estima. De ahí que cuando fue incluido en la cerámica o en estatuillas y esculturas, siempre apareció en ilustraciones legendarias o en manos de seres mitológicos; pocas veces lo hizo en escenas de la vida cotidiana. Por la misma razón, dramaturgos y poetas apenas se hicieron eco de la syrinx en sus obras, salvo como un rasgo pintoresco para describir los ambientes campesinos y subrayar el carácter bucólico de los paisajes rurales.

Si bien durante el periodo arcaico la flauta aparece en manos de Hermes, a partir del periodo clásico (480-323 a.C.) queda asociada a Pan, su hijo. La versión más conocida del mito que explica su aparición es la del poeta romano Publio Ovidio Nasón, que la incluye en el primer libro de su Metamorphoseis, aunque también se encuentra en los escritos de un buen número de otros autores clásicos. Según Ovidio, Syrinx era una ninfa cazadora de la región de Arcadia, en el Peloponeso (sur de Grecia). Bajando un día del monte Liqueo, se tropezó con Pan, que comenzó a requebrarla y a perseguirla. Escapando de él, la ninfa consiguió llegar a orillas del río Ladón y pidió ayuda a las náyades, que la transformaron en un cañaveral justo cuando el dios se le echaba encima. Pan se encontró abrazando un manojo de cañas, y el suspiro que lanzó al descubrirlo provocó en ellas una música suave y quejumbrosa. Dispuesto a no irse de allí con las manos vacías, cortó siete tubos y se fabricó su famosa flauta, de la cual pocas veces se separó.

Con posterioridad, Ateneo de Náucratis (siglo II d.C.) afirmaría que a Hermes correspondía la invención de la monokalamos, mientras que la polikalamos habría sido obra del sátiro Sileno y la kerodetos, del sátiro Marsias. Antonino Liberal, un oscuro literato romano que escribía en lengua griega, llegaría al extremo de afirmar en su Metamorphoseon Synagoge que el inventor de la syrinx fue un mortal, el pastor Cerambo de Pelión.

La syrinx griega tenía, por lo general, forma rectangular, al igual que su probable antecesora de las islas Cícladas. Para construirla se empleaban tubos de caña, hueso, madera o metal de diámetros y longitudes similares, en los que se introducía cera o a los que se perforaba a cierta altura hasta lograr la nota deseada. Además del método de afinado mediante cera, se empleaba el de cortar cada tubo a una altura determinada, obteniendo así un instrumento con tubos alineados en orden decreciente cuya silueta recordaba a la de un ala (pterón). Ese modo de construcción fue el preferido por la cultura de Hallstatt y otras sociedades relacionadas con ésta y contemporáneas de la griega, como la etrusca y la romana. Quizás debido a los constantes y fructíferos intercambios culturales que mantuvieron con todos sus vecinos, los griegos también terminaron prefiriendo esa forma, sobre todo durante el periodo helenístico (323-146 a.C.).

El número de tubos de la syrinx osciló entre 3 y 9 durante el periodo arcaico, 4 y 10 durante el clásico, y 4 y 18 durante el helenístico. Por lo general, los tubos eran pequeños y, en consecuencia, los sonidos producidos, agudos, lo que lleva a pensar que la syrinx acompañaría a las voces cantantes y a otros instrumentos una octava por encima de sus registros. Los tubos podían atarse o bien adherirse entre sí con cera (kerodetos); en todos los casos, la estructura del instrumento se reforzaba con bandas de tela o tiras de madera o caña. Durante el periodo helenístico se elaboraron también algunas flautas de Pan perforando conductos en un bloque sólido de algún material duro, como el marfil o la madera de roble o de boj.


Flautas de Pan – Grecia antigua

Los datos esenciales sobre la estructura de la syrinx han sido obtenidos de descripciones incluidas en algunos textos literarios griegos que describían la vida pastoril. Entre ellos, quizás los más útiles sean los poemas de Teócrito (siglo III a.C.), virtual creador de la poesía bucólica griega. En sus obras se dice de la syrinx que era un instrumento rectangular y de 9 notas (enneáfonos), fabricado con caña cálamos y cera kerós; la cera, al parecer, le daba a la flauta un característico olor a miel (melípnun). Los intérpretes eran denominados syriktaé (plural de syriktés), y el verbo más usado para "tocar la syrinx" era syrízo.

Estas descripciones vienen apoyadas por un abundante material iconográfico, presente, entre otras, en la cerámica, la escultura y la orfebrería griega.

Una de las ilustraciones de una flauta de Pan más conocidas en la cerámica de la Grecia clásica figura en el Vaso François, una bellísima crátera hallada en 1845 en una tumba etrusca de Chiusi (Italia). Antecedente del Vaso François es un vaso dinos del 580 a.C., pintado por Sophilos y propiedad del Museo Británico.

En el Museo Británico se exhibe asimismo una hydria ática, hallada en Capua (Italia) y fechada entre el 540 y el 480 a.C. En su superficie blanca y negra figura una ménade con una lira acompañada por dos faunos, uno los cuales lleva consigo una flauta de Pan. Finalmente, otra ilustración famosa es la que aparece en la Crátera de Ceglie, desenterrada en 1898 en una tumba de Ceglie del Campo (Italia), y datada hacia el 400 a.C. Se trata de una flauta que sostiene el mismísimo dios Pan en una escena que representa el nacimiento de Dioniso del muslo de su padre, Zeus.

Las flautas de Pan también están en las esculturas griegas de gran porte, muchas de las cuales han llegado hasta nosotros gracias a copias romanas. Constituyen ejemplos clásicos los instrumentos que figuran en el "Dioniso con pantera y sátiro" y en el conjunto de "Pan y Dafne".

Hasta nuestros días han llegado numerosas figuras y estatuillas griegas de pequeño porte, de terracota, que sostienen flautas de Pan de silueta rectangular. Una de ellas es la de un actor disfrazado de hetaira vieja; se trata de uno de los pocos casos en los que el instrumento no aparece en manos de una deidad o de un ser mitológico. Procede de Tanagra (Grecia), data del 350 a.C. y se encuentra en el Museo Británico. Allí mismo se exhibe otra, del 410 a.C., hallada en Gela (Italia) y que muestra al dios Pan.

Por su parte, el Museo del Louvre (París, Francia) conserva un bronce que representa a un pastor-músico arcadio; hallado en el santuario del dios Pan en Berecla (Grecia), data del siglo V a.C. La célebre institución francesa posee también un grupo de cinco erotes del siglo I a.C. procedentes de Mirina (Grecia), dos de los cuales tocan flautas de Pan. El mismo aerófono es interpretado por un sileno de bronce originario de Siracusa (Italia), del siglo V a.C., y conservado en la George Ortiz Collection.

Existen, además, imágenes de flautas de Pan rectangulares en el reverso de ciertas monedas, como los óbolos de la Liga Arcadia (370-300 a.C.) y los de Siracusa (344-336 a.C.).

Los objetos artísticos que se producían en las colonias griegas ubicadas en la periferia del área mediterránea tomaban como modelo a los originales del mundo egeo. De esta forma, pueden verse flautas de Pan en varias figurillas de estilo helenístico desenterradas en Asia Menor (p.e. el sátiro de terracota del cementerio de Assos, s. IV a.C.), así como en estatuas de piedra caliza halladas en la isla de Chipre, datadas en el 350-300 a.C. Entre estas últimas, quizás la más interesante sea la descubierta en el santuario de la deidad heleno-fenicia Resheph-Apolo.

En la isla de Yeronisos, al suroeste de Chipre, se han hallado amuletos de piedra caliza en los cuales aparecen motivos chipriotas tradicionales, como la flauta de Pan y el árbol de la vida, asociados a otros procedentes del Egipto Ptolemaico de finales de la época helenística.

Más lejos aún del núcleo heleno, los artesanos de Kharayeb, en el actual Líbano, también incluyeron la syrinx en sus obras. Fue precisamente en las lindes del mundo griego en donde se encontró el hasta ahora único ejemplar completo de una syrinx. Apareció en una necrópolis de la colonia dórica de Mesembria, hoy Nesebar (Bulgaria); posee 17 tubos de bronce del mismo tamaño, y ha sido datada en el siglo IV a.C. Las coincidencias entre el ejemplar de Mesembria y el representado en Kharayeb son más que notables

La syrinx figura en relieves e imágenes desenterradas en las ruinas de las colonias griegas de Istros/Histria, Tomis (hoy Constanța) y Callatis (hoy Mangalia), en la actual Rumania.

Ver también: Flautas de Pan por continente

Flautas de Pan de Europa

Ver también: Flautas de Pan europeas por país

Italia, Lituania, Rumania, Rusia, Ucrania

Ver también: Flautas de Pan europeas por periodo histórico

Prehistoria europea | Edad de Hierro europea | Etruria | Roma | Galia y Britania | Edad Media 01 | Edad Media 02 | Renacimiento | Edad Moderna | Edad Contemporánea

Documentos

Flautas de Pan de Europa
Libro digital, 2014

Lectura en línea [Issuu] | [Enlace]
Descarga [formato .pdf] | [Enlace]

Etiquetas: ,