Flautas de Pan – Galia y Britania

Galia y Britania

Extracto resumido (sin ilustraciones ni referencias bibliográficas) del libro digital de acceso abierto "Flautas de Pan de Europa" (E. Civallero, 2014).

En los territorios del Imperio Romano de Occidente, la continuidad de la flauta de Pan estaba garantizada: las legiones romanas habían difundido el instrumento más allá de las fronteras de la península itálica, sobre todo entre los pueblos celtas conocidos como "galos", herederos de la cultura La Tène. La Galia correspondía a las actuales Francia, Luxemburgo, Bélgica, Suiza, y las secciones de los Países Bajos y Alemania al oeste del Rin; hacia el 51 a.C. Julio César completó su conquista y anexión a Roma. Los cinco siglos de dominio imperial (51 a.C.-486 d.C.) condujeron al surgimiento de una cultura mestiza galo-romana que sobrevivió a la desaparición del Imperio y dio paso a nuevas estructuras socio-políticas y culturales.

Numerosas flautas de Pan han sido desenterradas hasta el momento en yacimientos arqueológicos galo-romanos: las dos del campo militar de Aalter-Loveld, en Bélgica; las de Uitgeest-Dorregeest, Oosterhout y Einhoven, en los Países Bajos; las del sitio romano de Alesia, Metz, Bon-Encontre y Rouhling, en Francia; la del sitio romano de Tasgetium, en Suiza; y las de Barbing-Kreuzhof y Rheinzabern, en Alemania.

La mayoría de ellas se ajustan al modelo típico de flautas de Pan galo-romanas: instrumentos de madera de boj con una serie de conductos perforados, líneas grabadas como única decoración y un pequeño orificio para colgarlos. La silueta más común es la de un rectángulo con una de sus esquinas inferiores cortada en diagonal. Además de la madera se usaron también la arcilla y, circunstancialmente, el metal.

Es curioso notar que los ejemplares arqueológicos galo-romanos recuperados hasta hoy han sido, por lo general, hallados en basureros, en ocasiones rotos. Todos ellos son de pequeño tamaño, y no se asemejan en absoluto a las flautas de tamaño medio o grande que aparecen en la iconografía. Probablemente se tratara de versiones pequeñas de los instrumentos reales, usadas como juguetes o para señales y avisos. Tamaño y uso se perpetuarían en las flautas de afiladores y capadores del sur de Europa.

La más famosa de las enumeradas arriba es, sin lugar a dudas, la encontrada en la "Casa del Sileno" del sitio de Alesia, y datada entre los siglos II-III d.C. Con 11,5 cms. de largo y 7,7 de ancho, posee 7 conductos perforados en un bloque de boj decorado con incisiones paralelas y semicírculos concéntricos. Esos mismos adornos se repiten, de manera casi idéntica, en el instrumento hallado en Barbing-Kreuzhof, una flauta de madera de 10 cms. de alto y 4,5 cms. de ancho que conserva únicamente 4 conductos.

La flauta de Uitgeest-Dorregeest (siglos II-III d.C.) fue elaborada a partir de un bloque de madera de boj de 14,3 cms. de largo por 9,9 cms. de ancho, tiene 8 conductos y está adornada con líneas paralelas verticales. La de Oosterhout (94-100 d.C.) fue encontrada en un pozo de agua. Se trata de un fragmento del instrumento original, realizado en una pieza de boj de 14,4 cms. de largo por 4,5 de ancho. Se conservan únicamente 3 conductos. El instrumento descubierto en Eindhoven es, quizás, el más curioso. Se trata de una miniatura (4,7 cms. de largo y 3,4 cms. de ancho) que fue desenterrada partida en tres piezas; elaborada en arcilla marrón-rojiza, estaba dotada de 5 conductos y exhibía una misteriosa inscripción ("DE / VIH") en una de sus caras.

El aerófono de Bon-Encontre fue recuperado entre los restos de una villa galo-romana. Se trata de una flauta de bronce de 7 tubos. Encontrado en un sitio similar, el de Rouhling (siglo III d.C.) es de piedra y tiene 9 cms. de alto y 23 cms. de ancho.

La flauta de la antigua Tasgetium fue datada en el siglo II d.C.. Está fabricada en madera de boj, mide 11 cms. de largo y 8 cms. de largo, y posee 7 conductos y una decoración que consiste en series de líneas paralelas horizontales y un par de pequeños círculos, sumados a un agujero para colgarla. Se trata del instrumento más antiguo y mejor conservado encontrado en Suiza.

Finalmente, en Rheinzabern se hallaron moldes para elaborar flautas de Pan, probablemente vertiendo en ellos metal fundido. Un instrumento construido a partir de ellos habría alcanzado los 9 cms. de alto, habría tenido 13 tubos y habría llevado estampadas las letras "POTTALVSFE".

Las fistulae aparecen en varias representaciones iconográficas de la época de ocupación romana de las Galias, destacando por su espectacularidad la que figura en manos de un sátiro en uno de los relieves de un enorme monumento funerario del 100 d.C. Dedicado a un veterano de la V Legión, Lucius Poblicius, fue hallado en Chlodwigsplatz y se conserva actualmente en el Römisch-Germanisches Museum de Colonia (Alemania). Este museo se levantó sobre una villa romana del siglo III d.C., descubierta mientras se estaba construyendo un refugio anti-bombas al lado de la catedral. La sala principal de esa casa contaba con un majestuoso mosaico de 75 m2 de superficie, conocido hoy como "Mosaico de Dioniso". Actualmente es una de las principales atracciones de la institución, e incluye una representación de una flauta de Pan en manos de Sileno.


Flautas de Pan – Galia y Britania

En la propia ciudad de Colonia, en la Basílica de Santa Úrsula, se encontró una tumba del siglo II-III d.C. en la que descansaban los cuerpos de dos jóvenes esclavos; uno de ellos, Sidonius, es descrito como un joven flautista en la extensa (y ampliamente conocida) inscripción de su sarcófago.

Del mismo periodo histórico procede otro sarcófago, el de Julia Tyrrania, una joven de 20 años apasionada por la música. Hallado en la impresionante Necrópolis de los Alyscamps de Arlés (Francia), sus laterales de piedra caliza están totalmente decorados con una amplia variedad de instrumentos musicales tallados. Entre ellos se distinguen una lira, una pandura, un hydraulis y una flauta de Pan que parece estar colgada en una pared.

Entre el 43 y el 410 d.C., los romanos ocuparon el centro y el sur de la actual isla de Gran Bretaña. Durante aquel periodo se desarrolló, en la provincia de Britania, una cultura insular mestiza romano-británica bastante similar, en líneas generales, a la galo-romana continental, con la que compartió el uso de fistulae.

En las representaciones iconográficas, la flauta es mostrada como un instrumento de 7-10 tubos, con una silueta que en algunas ocasiones recuerda a sus pares galo-romanas (aunque su estructura no sea la misma), y que en otras es idéntica al modelo propiamente romano (tubos de igual longitud y de tamaños escalonados). Está presente en celebraciones báquicas en las que participan el dios Pan, faunos, sátiros y otros seres mitológicos. Por su parte, los dos instrumentos romano-británicos desenterrados hasta el momento corresponden al modelo galo-romano: rectángulo de madera o arcilla con varios conductos perforados, decoración a base de líneas grabadas, orificio para colgar el instrumento y una esquina opcionalmente cortada en diagonal.

Entre las representaciones, destacan las flautas de Pan que pueden admirarse en los bellísimos mosaicos descubiertos en las villas romanas de Brading (ca. siglo II d.C.) y Chedworth (ca. 362 d.C.). Distintos elementos de uso cotidiano en las villas de Britannia muestran, al igual que lo hicieran sus pares de tierras continentales, algunas flautas de Pan. Es el caso de un cuenco de cerámica procedente del sitio romano de Lindum (siglos II-III d.C.), el cual incluye en su decoración al dios Pan con su flauta en la mano. Un par de copas de plata encontradas en Hockwold cum Wilton poseen una ornamentación de motivos báquicos y hojas de hiedra entre las cuales aparecen algunas flautas de Pan.

Finalmente, el aerófono está presente en el "Gran Plato de Neptuno" y en los dos platos pequeños que forman parte del célebre Tesoro de Mildenhall, un lujoso servicio de mesa de plata romano del siglo IV d.C. En la primera pieza se observa un tíaso o procesión báquica y el clásico concurso de bebida entre Hércules y Baco; Pan, Sileno, las ménades y los sátiros bailan por doquiera, con flautas en las manos. En una de las otras, Pan toca las fistulae mientras una ménade interpreta el aulos. Los instrumentos representados en ambos casos tienen entre 10 y 15 tubos, son de gran porte (en comparación a las figuras que los interpretan) y siguen el modelo que combina tubos de tamaño similar con otros escalonados.

Uno de los escasos instrumentos musicales romanos que se han recuperado prácticamente completos en las islas Británicas es una flauta de Pan de arcilla encontrada en la granja de Shakenoak. Ese ejemplar, del siglo II d.C., es de pequeño tamaño (12,4 cms. de largo y 9,6 cms. de ancho) y lleva grabados en su superficie, en una cuidada escritura latina cursiva, los nombres de sus dueños, BELLICIN[ y CATAVACVS. Se conservan los restos de 7 conductos, aunque originalmente la flauta habría tenido 8.

Por otro lado, en 1989 se encontró la mitad de una pequeña flauta de Pan de madera de boj en el sitio arqueológico de Thames Exchange (Londres); es la única de ese material hallada hasta el momento en el Reino Unido. De pequeñas dimensiones (12 cms. de alto y 4 cms. de ancho), conserva únicamente 4 conductos; su decoración consiste en líneas paralelas semejando bandas de sujeción, y círculos concéntricos.

Ver también: Flautas de Pan por continente

Flautas de Pan de Europa

Ver también: Flautas de Pan europeas por país

Italia, Lituania, Rumania, Rusia, Ucrania

Ver también: Flautas de Pan europeas por periodo histórico

Prehistoria europea | Edad de Hierro europea | Grecia antigua | Etruria | Roma | Edad Media 01 | Edad Media 02 | Renacimiento | Edad Moderna | Edad Contemporánea

Documentos

Flautas de Pan de Europa
Libro digital, 2014

Lectura en línea [Issuu] | [Enlace]
Descarga [formato .pdf] | [Enlace]

Etiquetas: , ,